Treffen mit Osvaldo Sandoval Renin

El sábado 7 de mayo el Centro de Exalumnos del colegio convocó a una reunión en el gimnasio 2 para homenajear al profesor Osvaldo Sandoval, quien después de 48 años de trabajo en el colegio se retira de las canchas.

El Presidente del Centro de Exalumnos Juan Pablo Schwencke, con emocionadas palabras recordó la labor realizada durante todos estos años por el profesor Sandoval, destacando el impacto que ésta ha tenido en la formación de los deportistas: “Hombre virtuoso que con bondad y gran espíritu realizó su labor”.

Su esposa Genoveva, con mucha emoción nos relata que el colegio siempre ha sido su segundo hogar, ella igualmente trabajó aquí como profesora de Gimnasia, sus hijos se educaron en este colegio donde han hecho toda una vida, por esto están muy agradecidos de todos los muchachos y apoderados que hoy les acompañan.

Para Osvaldo el Básquetbol ha sido su pasión, dedicado al deporte todos los fines de semana, en campeonatos nacionales e internacionales, por esto hoy agradece a Dios y a su familia por permitirle dedicarse cien por ciento al colegio y estar siempre junto a sus alumnos apoyándolos : “He ayudado a formar hombres buenos y útiles para nuestro querido Chile”.

Osvaldo parte de los orígenes del deporte en el colegio, en 1978 formó los primeros equipos de Básquetbol ejerciendo un liderazgo reconocido hasta hoy, los deportistas se forman con éxitos y frustraciones, con espacio para todos, la labor del profesor es contener, ayudar y dar consejos, ahora a sus exalumnos les toca decirle “tiempo” esa palabra que inunda el corazón al finalizar los partidos.

Durante el desarrollo de esta celebración recibió saludos de sus exalumnos Claudio Mena, Cecilia Boldt, estuvieron presentes también representantes de “Las Chiporritas”. Igualmente el entrenador Tulio Insulza se presenta a saludarlo recordando cuando en el año 2014. El Llanquihue le hizo una entrevista en esa oportunidad formaron la Liga de la Décima Región con otros colegios y le obsequia un libro que escribió.

Antes de finalizar llega el momento del esperado último partido. Osvaldo forma 2 equipos, juegan 8/4, cada equipo debe colocarse un nombre e inventar un grito de guerra. Grandes emociones más tarde al escuchar la palabra “Tiempo”, se intercambian abrazos de amistad y todos rodean a su líder.

Fotos del recuerdo ambientan la despedida, Juan Pablo Schwencke, entrega a Osvaldo y Genoveva un presente representativo de todo el cariño y gratitud de sus exalumnos.